jueves, 25 de noviembre de 2010

El Haiku





El haiku derivado del haikai, consiste en un poema breve de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente. Es una de las formas de poesía tradicional japonesa más extendidas. Su temática está relacionada con la naturaleza.

Cuando la escritura china llegó a Japón, aproximadamente en el siglo VIII de nuestra era, en pleno esplendor de la dinastía Tang, ya tenía más de 20 siglos de historia. En ese momento Japón salió de la prehistoria y comenzó la producción de su rica literatura. La poesía china clásica tuvo una gran influencia en la literatura japonesa y el estilo de los poetas chinos fue muy imitado. Los orígenes directos del haikú están en el haikai. El haikai es una forma poética marcada, ya que generalmente su contenido se basa en lo cómico y lo divertido. Al pasar el tiempo, el haikai se asoció a otro estilo de composición poético llamado Renga, formándose así una derivación del Renga, el Haikai-no-Renga. El Haikai-no-Renga era una sucesión de poemas Haikai, manteniendo su estilo.
El primer poema que iniciaba esta sucesión se denominaba Hokku. Matsuo Bashō, poeta muy afamado en el arte del haikai, separó el primer poema del Haikai-no-Renga (el Hokku) y por ende lo independizó del Renga, dándole al Haikai o Hokku una personalización estética y expresiva. Pero Basho también llamaba Haiku al Hokku. Esto hizo que en los inicios, el Hokku fuera lo mismo que el Haiku.
Pero con el paso del tiempo, poetas como Masaoka Shiki separaron sustancialmente el haiku del Hokku, conservando este último la vis "cómica", mientras el haiku adquiría un carácter espiritual.

El haikai o haiku tradicional consta de 17 moras (unidad lingüística de menor rango que la sílaba) dispuestas en tres versos de 5, 7 y 5 moras, sin rima. Suele contener tanto una palabra clave denominada kigo (季語?)(cuarto idioma), que indica la estación del año a la que se refiere, como una cesura, o pausa verbal, conocida como kire, que separa a un haiku en dos imágenes contrastantes.
Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente. Muy influido por la filosofía y la estética del zen, su estilo se caracteriza por la naturalidad, la sencillez (no el simplismo), la sutileza, la austeridad, la aparente asimetría que sugiere la libertad y con ésta la eternidad.

Con el fin de acompañar el haiku, muchos poetas realizan una pintura, generalmente sin demasiada perfección llamada Haiga. Matsuo Basho fue el primer poeta en adoptar esta forma del haiku, que hoy domina en las grandes esferas de este género.

Haijin es el nombre que se da al autor de un haikai o haiku. Los Haijin más importantes de la historia de Japón son Matsuo Bashō, Yosa Buson, Kobayashi Issa, Usuda Arô, Masaoka Shiki, Uejima Onitsura, Ritsurin Issekiro, Arakida Morikate, Yamasaki Sokan, Ihara Saikaku (también llamado Ibara Saikaku), entre otros.

Muchas poetisas surgieron por todo el país, entre las que destacan algunos nombres como Den Sute-jo, Sonome, Shushiki y sobre todo Chiyo Ni, considerada la mejor creadora de haiku.

El haiku fue muy utilizado por el budismo zen para transmitir sus preceptos, pero su influencia llegó al mundo occidental y marcó a famosos poetas del siglo XX, particularmente a través de Eiji Yoshikawa, marcando una vía de influencia de la literatura japonesa en Occidente. Así, hoy en día es, por ejemplo, reconocida la curiosa destreza del Presidente europeo, Herman Van Rompuy, escribiendo haikus, por los que cultiva de hace tiempo su afición.

En España, entre otros, cultivan el haikai o haiku los poetas Llorenç Vidal y Eulogio Díaz del Corral, tanto en castellano como en catalán-mallorquín.

En México destaca la obra de José Juan Tablada (Al sol y bajo la luna, 1918), Efrén Rebolledo, Rafael Lozano, José Rubén Romero, Francisco Monterde y José María González de Mendoza. Para la divulgación del género fue esencial la labor de Octavio Paz, que en 1956, en colaboración con Eikichi Hayashiya, publicó una traducción de uno de los clásicos del género, Oku no Hosomichi de Matsuo Bashō.1

En  Argentina cultivaron ocasionalmente el haiku, entre otros, Jorge Luis Borges y Álvaro Yunque.Otros autores argentinos más recientes, como Rafael Roldán Auzqui, mantienen el interés en el género (Haikus a flor de voz, 1997).

El uruguayo Mario Benedetti publicó una obra dedicada al género, Rincón de Haikus, en 1999.

En Perú, el país de mayor población de inmigrantes japoneses de habla hispana, el haiku tiene una presencia importante. El más renombrado haijin peruano es José Watanabe Varas, que aprendió esta disciplina de su progenitor, Harumi Watanabe. Sus poemarios más célebres son Álbum de familia (1971), Historia Natural (1994) y Banderas detrás de la niebla (2006).

En el campo de la música, destaca la composición Koi no uta: tres haikus para voz cantada y cordófono pulsado (2002) del colombiano Johann Hasler, basada en haikus japoneses del siglo X.

¿Quieres saber más?

Los 100.000 Haikus



rakka eda ni
kaeru to mireba
kochoo kana
¿Estoy viendo flores caídas
que retornan a la rama?
¡Es una mariposa!

                       Moritake



suzukaze ya
kokuu ni michite
matsu no koe


Un viento fresco.
Llenando el firmamento,
voces de pinos.

teizen ni
shiruku sakitaru
tsubaki kana


Frente al jardín
han florecido, blancas,
unas camelias.


shizukasa ya
iwa ni shimiiru
semi no koe


Todo en calma.
Penetra en las rocas
la voz de la cigarra.



hitotsu ya ni
yuujo mo netari
hagi to tsuki
Bajo un mismo techo
durmieron las cortesanas,
la luna y el trébol.




shirageshi ni
hane mogu choo no
katami kana
Como recuerdo,
a una amapola
deja sus alas la mariposa.





yama mo niwa mo
ugoki iruru ya
natsu-zashiki


En verano,
las montañas y el jardín
se van adentrando
hasta mi habitación.






miércoles, 24 de noviembre de 2010

"Cuentos chinos 2"








ZEN




Desterrando a un fantasma

La esposa de un hombre estaba muy enferma. En su lecho de muerte le dice, "¡Te amo demasiado!, no quiero dejarte, y no quiero que me traiciones. Promete que no verás otras mujeres cuando yo muera o volveré para rondarte.
Durante varios meses después de su muerte el marido evitó a otras mujeres, pero conoció a alguien y se enamoró. En la noche que se comprometieron, el fantasma de su difunta esposa se le apareció. Ella lo acusó de no cumplir con la promesa, y volvió todas las noches para atormentarlo. El fantasma le recordaba todo lo que habían pasado él y su prometida ese día, hasta el punto de repetir, palabra por palabra, las conversaciones que habían tenido. Esto lo trastornó tanto que no pudo dormir nada.
Desesperado buscó el consejo de un maestro Zen que vivía cerca del pueblo.
"Este fantasma es muy listo", dijo el maestro luego de oír la historia del hombre.
"¡Lo es!", contestó el hombre. "Recuerda cada detalle de lo que dije e hice. ¡Lo sabe todo!"
El maestro sonrió. "Deberías admirar a un fantasma así, pero yo te diré que hacer la próxima vez que aparezca."
Esa noche el fantasma regresó. El hombre hizo exactamente lo que le había dicho el maestro.
"Eres un fantasma muy sabio", dijo, "Sabes que no te puedo esconder nada. Si puedes responderme una pregunta, romperé el compromiso y permaneceré soltero por el resto de mi vida".
"Haz la pregunta", contestó el fantasma. El hombre sacó un puñado de frijoles de una gran mochila que estaba en el piso, "Dime exactamente cuantos frijoles tengo en mi mano".
En ese momento el fantasma desapareció y no volvió nunca más.

El Maestro campana

Un nuevo estudiante se aproximó al maestro Zen y le preguntó como podía prepararse para su aprendizaje. "Piensa que soy una campana", explicó el maestro. "Dame un golpe suave y tendrás un pequeño sonido. Golpéame duro y recibirás un repique fuerte y resonante".

Libros

Había un reconocido filósofo y docente que se dedicó al estudio del Zen durante muchos años. El día que finalmente consiguió la iluminación tomó todos sus libros, los llevó al patio y los quemó.

Buda cristiano

Uno de los monjes del maestro Gasan visitó la universidad en Tokio. Cuando regresó, le preguntó al maestro si alguna vez había leído la Biblia cristiana. "No", respondió Gasan, "por favor léeme algo de ella". El monje abrió la Biblia en el Sermón del Monte de San Matías, y empezó a leer. Después de leer las palabras de Cristo sobre los lirios en el campo, se detuvo. El maestro Gasan permaneció en silencio durante un largo tiempo. "Sí", dijo finalmente, "quien haya pronunciado estas palabras es un ser iluminado. ¡Lo que acabas de leerme es la esencia de todo lo que he estado tratando de enseñarte aquí!"

Persiguiendo dos conejos

Un estudiante de artes marciales se aproximó el maestro con una pregunta. "Quisiera mejorar mi conocimiento de las artes marciales. Además de aprender contigo quisiera aprender con otro maestro para aprender otro estilo. ¿Que piensas de esta idea?" "El cazador que persigue dos conejos", respondió el maestro, "no atrapa ninguno".

Una situación tensa

Un día mientras caminaba a través de la selva un hombre se topó con un feroz tigre. Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgando sobre el fatal precipicio. Mientras el estaba ahí colgado, dos ratones aparecieron por un agujero en al acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto, vio un racimo de frutillas en la parra. Las arrancó y se las llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Concentración

Después de ganar varios concursos de arquería, el joven y jactancioso campeón retó a un maestro Zen que era reconocido por su destreza como arquero. El joven demostró una notable técnica cuando le dió al ojo de un lejano toro en el primer intento, y luego partió esa flecha con el segundo tiro. "Ahí está", le dijo el viejo, "¡a ver si puedes igualar eso!". Inmutable, el maestro no desenfundo su arco, pero invitó al joven arquero a que lo siguiera hacia la montaña. Curioso sobre las intenciones del viejo, el campeón lo siguió hacia lo alto de la montaña hasta que llegaron a un profundo abismo atravesado por un frágil y tembloroso tronco. Parado con calma en el medio del inestable y ciertamente peligroso puente, el viejo eligió como blanco un lejano árbol, desenfundó su arco, y disparó un tiro limpio y directo. "Ahora es tu turno", dijo mientras se paraba graciosamente en tierra firme. Contemplando con terror el abismo aparentemente sin fondo, el joven no pudo obligarse a subir al tronco, y menos a hacer el tiro. "Tienes mucha habilidad con el arco", dijo el maestro, "pero tienes poca habilidad con la mente que te hace errar el tiro".

Destino

Durante una batalla, un general japonés decidió atacar aún cuando su ejército era muy inferior en número. Estaba confiado que ganaría, pero sus hombres estaban llenos de duda. Camino a la batalla, se detuvieron en una capilla. Después de rezar con sus hombres, el general sacó una moneda y dijo, "Ahora tiraré esta moneda. Si es cara, ganaremos. Se es cruz, perderemos. El destino se revelará". Tiró la moneda en el aire y todos miraron atentos como aterrizaba. Era cara. Los soldados estaban tan contentos y confiados que atacaron vigorosamente al enemigo y consiguieron la victoria. Después de la batalla, un teniente le dijo el general, "Nadie puede cambiar el destino"."Es verdad", contestó el general mientras mostraba la moneda al teniente, que tenía cara en ambos lados.

Soñando

El gran maestro Taoísta Chuang Tzu soñó una vez que era una mariposa revoloteando aquí y allá. En el sueño no tenía conciencia de su individualidad como persona. Era sólo una mariposa. De pronto, se despertó y se encontró ahí acostado, una persona otra vez. Pero entonces pensó para sí mismo, "¿Era antes un hombre que soñaba ser una mariposa, o soy ahora una mariposa que sueña ser un hombre?"

Egoísmo

El Primer Ministro de la Dinastía Tang fue un héroe nacional por su éxito como estadista y como líder militar. Pero a pesar de su fama, poder, y salud, se consideraba un humilde y devoto Budista. A veces visitaba a su maestro Zen favorito para estudiar con él, y parecía que se llevaban bien. El hecho de ser primer ministro parecía no afectar su relación, que parecía ser la de un venerado profesor y un respetuoso alumno. Un día, durante su visita usual, el Primer Ministro le preguntó al maestro, "¿Su Reverencia, qué es el egoísmo de acuerdo al Budismo?" La cara del maestro se volvió roja, y con una voz condescendiente e insultante, le respondió, "¿qué clase de pregunta estúpida es esa?" Esta respuesta inesperada impactó tanto al Primer Ministro que se quedó callado y furioso. El maestro Zen sonrió y dijo, "ESTO, Su Excelencia, es egoísmo".


El ciego y la lámpara

Cuando un ciego se despedía de su amigo, éste le dio una lámpara. 
“Yo no preciso de la lámpara, pues para mí, claridad u oscuridad no tienen diferencia” -dijo el ciego.
“Conozco al respecto, pero si no la lleva, tal vez otras personas tropiecen con usted” -dijo su amigo.
-"Está bien"
Luego de caminar en la oscuridad tropezó con otra persona....
-“¡Huy!”-dijo el ciego.
-“¡Hay!” -dijo la persona chocada por el ciego en la oscuridad.
-“¿Usted no vio esta lámpara?” -dijo enojado el ciego.
-“¡Amigo! Su lámpara estaba apagada”


El mudo y el papagayo

Un novicio preguntó a Zu Shou: Digamos que un individuo se ilumina pero no consigue expresarse con palabras, ¿con qué puede ser comparado?
-Con un mudo que prueba la miel.
-Digamos que un individuo todavía no ha alcanzado
la Iluminación, sin embargo se expresa (al respecto) con palabras floreadas, ¿con qué puede ser comparado?
-Con un papagayo parlanchín


El general y su reliquia

Había un general que estaba en su casa apreciando su colección de antigüedades, cuando de repente casi se le cae un precioso jarrón.
-¡Oh! ¡Qué susto!
Pensó: "Ya he dirigido millares de soldados, enfrentando diversas situaciones de vida o muerte y jamás me atemoricé. ¿Por qué será que hoy por causa de una vasija me asusté de esa manera?”.
Finalmente, él comprendió que el hecho de tener en su mente “deseo y rechazo” era la causa de su miedo. Entonces simplemente arrojó la valiosa vasija y la quebró.


 




La puerta del paraíso

Un gran general preguntó al maestro:
-¿Realmente existen el paraíso y el infierno?
-¿Usted qué hace?
-Soy un general.
-¡Haa! ¿Qué general? ¡Más bien parece un carnicero!
-¡¿Qué?! -dijo furioso el general- ¡Lo voy a matar!
-En este momento se abre la puerta del infierno.
-Disculpe, perdí mi postura...
-En este instante se abre la puerta del paraíso.


Si no hay trabajo, no hay comida

Hyakujo, un maestro Ch'an (Zen) chino, acostumbraba trabajar con sus discípulos aún teniendo ochenta años; cortando el pasto del jardín, limpiando el suelo y podando los árboles. Los discípulos sentían pena al ver trabajar tan arduamente al anciano maestro, pero ellos sabían que él no escucharía sus consejos de dejar de hacerlo. Entonces resolvieron esconder sus herramientas. Aquél día el maestro no comió. Lo mismo ocurrió el día siguiente, y el otro.
-El debe estar enojado porque hemos escondido sus herramientas. -pensaron los discípulos- Es mejor que las coloquemos nuevamente en su lugar.
El día que ellos lo hicieron, el maestro trabajó y comió como antes.
Por la noche simplemente los instruyó diciendo:
-"Si no hay trabajo, no hay comida".



Un hombre muy rico le pidió a Sengai que le escribiese algo para la continuidad de la prosperidad de su familia, de manera que ésta pudiese mantener su fortuna de generación en generación.






  Existía un hombre muy rico que a pesar de tener mucho dinero tenía una naturaleza mezquina. No soportaba el hecho de gastar ni siquiera un centavo de su dinero.
    Un hermoso día, el Maestro Ch`an (Zen) Mo (silencioso) Hsin (divino) fue a visitarlo.
    -El monje dijo: “Suponga que mi puño estuviera cerrado así para siempre, desde el nacimiento hasta la muerte, sin cambio; ¿cómo llamaría a esto?...”
    -“Una anormalidad (deformación).”
    -“Suponga que esta mano estuviera abierta así para siempre, desde el nacimiento hasta la muerte, sin cambio; ¿cómo llamaría a esto?...”
    -“Eso también sería una anormalidad.”
    -“Sólo es preciso que usted comprenda lo que acabamos de conversar, para que se convierta en una persona rica y feliz.




Cazando dos conejos


Un estudiante de artes marciales se aproximó a su maestro con una pregunta:






Un guerrero japonés fue capturado por sus enemigos y encarcelado. Aquella noche no podía dormir, porque sabía que al día siguiente  iba a ser interrogado, torturado y ejecutado. Entonces surgieron en su mente las palabras de su maestro Zen: "El mañana no es real. Es una ilusión. La única realidad es el Ahora. El verdadero sufrimiento es vivir ignorando este Dharma (enseñanza)".
  En medio de su terror, súbitamente comprendió el sentido de estas palabras, se sintió en paz y durmió tranquilamente.



  "El cazador que acecha dos conejos al mismo tiempo", respondió el maestro, "corre el riesgo de no poder atrapar a ninguno."

"Me gustaría aumentar mi conocimiento de las artes marciales. Además de lo que aprendí con usted, me gustaría estudiar con otro profesor para poder aprender otro estilo. ¿Qué piensa de mi idea?".

  Sengai explicó tranquilamente: "No pretendí hacer bromas. Sí antes de su muerte su hijo muriera, esto lo heriría inmensamente. Sí su nieto se fuera antes que su hijo, tanto usted como él estarían destruidos. Pero si su familia, de generación en generación, muere en el orden que le describí, ése sería el curso más natural de la vida. Yo llamo a eso verdadera riqueza".

  El hombre rico se indignó y ofendió: "¡Yo le pedí que escribiese algo para la felicidad de mi familia! ¿Por qué realizó una broma de este tipo?".

  Sengai tomó una larga hoja de papel de arroz y escribió: "El padre muere, el hijo muere, el nieto muere".


Verdadera riqueza


lunes, 22 de noviembre de 2010

HOKUSAI Katsushika

video


[...] a la edad de cinco años tenía la manía de hacer trazos de las cosas. A la edad de 50 había producido un gran número de dibujos, con todo, ninguno tenía un verdadero mérito hasta la edad de 70 años. A los 73 finalmente aprendí algo sobre la calidad verdadera de las cosas, pájaros, animales, insectos, peces, las hierbas o los árboles. Por lo tanto a la edad de 80 años habré hecho un cierto progreso, a los 90 habré penetrado el significado más profundo de las cosas, a los 100 habré hecho realmente maravillas y a los 110, cada punto, cada línea, poseerá vida propia [...] HOKUSAI Katsushika


Conocido simplemente como Hokusai (nacido y muerto en Edo, actual Tokio, octubre de 1760 - 10 de mayo de 1849) fue un pintor y grabador japonés del período Edo, adscrito a la escuela Ukiyo-e de pintura japonesa. Acuñó el término manga en 1814.
Vino al mundo, con el nombre de Tokitaro, en el distrito de Honjo, al este de Edo. Allí, desde los cinco años, desarrolló su gran vocación por el dibujo y la pintura. Esta inclinación determinó que, con una corta edad, fuera adoptado como aprendiz y como hijo por un prestigioso artesano de Edo, familiarmente conocido con el nombre de Nakajima, del que posteriormente fue su legitimo heredero.

La obra de Hokusai cubre toda la gama del arte Ukiyo-e: tarjetas, Surimono, libros ilustrados, ilustraciones de antologías de versos, libros eróticos, pinturas a mano o libros de bocetos. Dentro de los temas tratados por Hokusai, en escasas ocasiones compitió con Utamaro, el mejor grabador de voluptuosas imágenes femeninas. Pese a esta limitación consciente, Hokusai trató de abarcar una amplia gama de temas, especialmente puso énfasis en la representación de paisajes y escenas históricas, en las que la figura humana desempeña un papel secundario. Alrededor del final de la centuria introdujo en su estilo la técnica de la perspectiva y el colorido occidental.
Junto a la fama de sus detalladas impresiones e ilustraciones, Hokusai cosechó también gran éxito en las exposiciones públicas de su pintura; hizo, por ejemplo, una enorme pintura de unos 200 m2 con figuras mitológicas para un multitudinario festival. Incluso una vez fue convocado para mostrar sus habilidades artísticas ante el shogun, teóricamente un ayudante del emperador que en la práctica era el gobernante del Japón.
Hokusai trabajó hasta el último día de su existencia. Era un artista enérgico que se levantaba temprano y pintaba hasta la noche. Ésta había sido su forma de actuar durante todo su larga y productiva vida, y fue también la de sus años finales. De los millares de libros y de impresiones de Hokusai, sus Treinta y seis vistas del Monte Fuji son particularmente notables. Publicada entre 1826 y 1833, esta famosa serie, que con los suplementos incluía un total de 46 impresiones a color, marcó un hito en la impresión japonesa de paisajes.
Pese a sus súplicas por seguir viviendo una década más, el día 18 del cuarto mes japonés "el viejo loco por la pintura", como él mismo se definía, murió a los 89 años, sin haber satisfecho la búsqueda de la última verdad sobre la pintura.


Ikebana




Ikebana, palabra japonesa que significa arreglo floral, es posiblemente una
de las artes tradicionales japonesas que más se practica hoy. Existen numerosas escuelas de Ikebana en todo el mundo. Su origen se remonta al siglo VI y se ha desarrollado a través de la historia hasta nuestros días, favorecida por la sensibilidad y el amor a la naturaleza que sienten los japoneses. El arte del arreglo floral, que en su comienzo se reservaba exclusivamente para los altares budistas, ha logrado actualmente una popularidad que alcanza a miles de diseñadores profesionales y simples aficionados.
El Ikebana se encuentra en todos los aspectos de la vida moderna: la
ventana de la oficina, la sala de conferencias, el escaparate de las
tiendas y la plaza pública. Básicamente, el arreglo floral de Ikebana y
sigue con rigurosidad unas normas fijas: el triángulo como forma
fundamental plástica la representa el Cielo, la Tierra y el Hombre.
El énfasis se pone en la perfección de la línea, en la armonía de colores,
en el espacio y en la forma. Una simple ramita colocada en una línea
bellamente ondulante, puede ser más importante que un gran ramo de flores.
Los arreglos contemporáneos, sin embargo, buscan los nuevos valores
artísticos por encima de los estilos tradicionales.
El Ikebana, hoy día, se convierte en una exposición artística que busca su
inspiración en la naturaleza.

ESCUELA MISHO-RYU: Dentro de las diferentes Escuelas de Ikebana, hay que
destacar sin duda la conocida como “Misho-Ryu”. La Escuela Misho fue fundada a principios del año 1800 por Ippo Mishou-sai. La palabra “Misho” quiere expresar ese elemento anterior a la vida, es decir, el origen y la fuente de lo que será posteriormente la existencia del ser.
Para el Primer Gran Maestro Ippo Mishou-sai, esa fuente anterior a la
existencia era el universo o cosmos. Según esto, fue reflexionando acerca
de las ideas del cielo y de la tierra, del “In” (Ying) y del “You” (Yang)
tomado de la filosofía china, de la vida y la muerte, para poder alcanzar
de esta manera la esencia del universo y reflejarlo en el Ikebana. A partir
de ellas, estableció la forma definitiva de su estilo en las tres ideas del
cielo, la tierra y el hombre (Ten-Chi-Jin).
De esta forma, Ippo Mishou-sai desarrolló y consolidó la teoría del “Kado”
(camino de las flores) y la estructura de la composición floral. Por tanto,
podemos decir que dicha teoría del “Kado” supone una filosofía basada en
una recopilación de la filosofía china, el confucionismo, el taoísmo y el
budismo Zen. La Escuela Misho busca por medio del Ikebana, encontrar el
camino del propio entendimiento espiritual, aspirando a la liberación de
todo aquello que perturbe al alma y llegar a la consecución de la verdad.

La Ceremonia del Té




La Ceremonia del Té se trata de un arte japonés en el que se ofrece un
culto a la belleza y a la tranquilidad del espíritu, y cuyo principal
protagonista es la naturaleza. El origen de la Ceremonia del Té se
encuentra en la figura de los monjes budistas de la escuela Zen, quienes
tomaban té para rendir homenaje a Buda. Las ideologías de dicha escuela,
así como otras influencias religiosas, fueron unificadas y asimiladas poco
a poco, para formar parte de la filosofía de la cultura japonesa con una
identidad propia. En un principio, la Ceremonia del Té constituyó un acto
espiritual reservado únicamente para los monjes budistas y alejado de lo
cotidiano, sin embargo, en la actualidad este arte sagrado y de relevancia
social cuya tradición ha sido transmitida desde la antigüedad hasta
nuestros días, ha ido introduciendo y desarrollando diversas formas para
que todas las personas puedan disfrutar también de este arte en la vida
cotidiana.

En la Ceremonia del Té, la naturaleza y sus elementos son siempre
protagonistas, estando presentes de manera inherente. Cada gesto,
movimiento o detalle realizado, posee un significado vital, que encamina a
la purificación y al cultivo de los sentimientos, y conduce hacia una
serenidad y una paz interior. Al mismo tiempo, la consideración hacia el
prójimo y la bondad se manifiestan en todo momento, desarrollándose un
constante diálogo silencioso entre las personas.

La Ceremonia del Té constituye un sistema artístico cultural único dentro
de la cultura japonesa, que unifica la vida cotidiana y su rutina con
aspectos morales y artísticos exclusivos. En dicho sistema se engloban
aspectos tan habituales en la vida como la alimentación, la limpieza, la
vivienda y el vestuario, hasta aspectos éticos, morales y artísticos como
la educación y la cortesía japonesa, la búsqueda de la serenidad y la
pureza interior, las artes de la cerámica, la literatura, la pintura y el
arreglo floral japonés. Todo ello desarrolla un protocolo que influye
profundamente en la cultura japonesa y en su ideología, y que hace entender
que no se trata sólo de un acto para “tomar el té” en su significado más
literal, sino de un arte completo y único cuya práctica hace aflorar la
comprensión y la formación sobre el sentido de la filosofía en la cultura
japonesa.


Para saber mas

http://es.wikipedia.org/wiki/Ceremonia_del_t%C3%A9_japonesa



domingo, 21 de noviembre de 2010

Diferentes estilos en Aikido


No existen "estilos" de Aikido. Es como una tortilla de patatas. Puedes dividirla en cuñas o cuadrados o solo separarlo con tu tenedor pero sigue siendo una tortilla de patatas!
El Aikido fue originalmente desarrollado por un hombre, Morihei Ueshiba: O Sensei. Muchos estudiantes entrenados por O Sensei decidieron propagar sus conocimientos de Aikido abriendo sus propios dojos.

Debido a la naturaleza dinámica del Aikido, entre otras cosas, diferentes estudiantes de O Sensei interpretaron el Aikido de diferentes maneras. De ahí que nacieran los diferentes estilos de Aikido. Los más comunes han sido mencionados aquí con una breve explicación de las diferencias entre cada estilo. Cada estilo tiene sus propias características, pero en todos están firmemente arraigados  los conceptos básicos, los cuales hacen del Aikido un arte único. Ninguno debe ser considerado superior o inferior a cualquier otro. No hay problema con el estilo que tu elijas, se te enseñará de acuerdo a la interpretación de los instructores particulares, y tu mismo desarrollarás tu propio Aikido. Uno podría decir que existen tantos estilos de Aikido como practicantes.

La clasificación en categorías presentada aquí es totalmente arbitraria.

Las "Viejas" Escuelas.

Aquí listaremos las escuelas que se desarrollaron desde las enseñanzas de la pre-guerra (Segunda Guerra Mundial).

Aiki-Budo
Este es el nombre dado al arte que O-Sensei enseñaba inicialmente. Está muy cercano en estilo a las formas del Jiu-jutsu que existía previamente como Daito-ryu Aiki-jutsu. Es considerado como una de las formas más fuertes de Aikido.

La mayoría de los primeros estudiantes de O-Sensei aprendieron durante este período y la mayoría de las prácticas tempranas de ultramar fue en este estilo (ej. Abbe-sensei enseñaba en  U.K. en los 50s).

Yoseikan
Esta forma fue desarrollada por Minoru Mochizuki quien fue uno de los primeros discípulos de O-sensei y también de Kano-sensei en el Kodokan. Este estilo incluye elementos de Aiki-Budo junto con aspectos de Karate, Judo y otras artes.

Yoshinkan
Este es el estilo enseñado por Gozo Shioda. Shioda sensei estudió con O-sensei desde mediados de los 30s. Después de la guerra, fue invitado para dirigir y formar la organización conocida como el Yoshinkan. A diferencia de otras organizaciones, Yoshinkan ha mantenido siempre lazos de amistad con Aikikai tanto antes, como después de la muerte de O-sensei.

Yoshinkan es el estilo más duro de Aikido, generalmente relacionado con técnicas de eficiencia práctica y físicamente vigorosas. Es enseñado en varias dependencias de la Policía Japonesa.

La organización internacional relacionada con el estilo Yoshinkan de Aikido es conocida como el Yoshinkai, y tiene grupos activos en muchas partes del mundo. En los últimos años, ha habido un número de divisiones de este estilo, generalmente por razones políticas.

Las Escuelas "Modernas"

Estas incluyen la mayoría de variantes enseñadas hoy en día. La mayoría de estos estilos son enseñados por varios discípulos de O-sensei, con divergencias que se produjeron después de la muerte del Fundador. La mayoría de estos instructores dirá que ellos enseñan las artes que O-sensei les enseñó a ellos. Esto es probablemente cierto, aún cuando algunos piensan que tienen poco en común con otros.

Viendo juntos el notorio misterio del estilo de enseñanza de O-sensei, el cuento del elefante y de los hombres ciegos podría darnos la clave de como podría haber sucedido. La mayoría de nosotros tenemos nuestros prejuicios y preferencias entre los variados estilos pero podemos reconocer que todos tienen sus cosas buenas y malas; y todos nosotros tenemos algo que aprender de ellas.

Las Escuelas "Tradicionales"

Aikikai

El Aikikai es el nombre común para el estilo encabezado por Kisshomaru Ueshiba, hijo de O-sensei, enseñado bajo los auspicios de la Federación Internacional de Aikido. La mayoría respeta esta escuela como la línea principal en el desarrollo del Aikido.

En la realidad este "estilo" es más  un paraguas que un estilo específico, muchos individuos dentro de la organización enseñan de diferente manera. El Aikido enseñado por Ueshiba-sensei es en general amplio y dinámico, pone poco o ningún énfasis en el entrenamiento de armas. Otros profesores bajo el auspicio de Aikikai (como Saito sensei) ponen mucho más énfasis en la practica de armas.

Iwama-ryu

El estilo enseñado por Morihiro Saito basado en el Iwama dojo es considerado estilísticamente diferente de la corriente principal del Aikikai que es nombrado individualmente, a pesar de ser aún parte del Aikikai.

Saito-sensei fue durante mucho tiempo uchi-deshi de O-sensei, empezando en 1946 y permaneciendo con él hasta su muerte. Muchos consideran que Saito-sensei fue el discípulo que pasó mayor tiempo estudiando directamente con O-sensei.

Saito-sensei dice que está tratando de preservar y enseñar el arte exactamente como le fue enseñado por el Fundador. Técnicamente Iwama-ryu parece asemejarse al Aikido que O-sensei estuvo enseñando a los comienzos de los 50s principalmente en el Iwama dojo. El repertorio técnico es más amplio que en la mayoría de los otros estilos y pone especial énfasis en el entrenamiento de armas.


Las Escuelas "Ki"

Una de las más notables divisiones en el mundo del Aikido ocurrió en 1974 cuando Koichi Tohei, entonces el jefe instructor en el Aikikai renunció a la organización y fundó el Ki no Kenkyukai para enseñar Aikido para aplicación a la salud en general y la vida diaria.

Este estilo es uno de los estilos más suaves del Aikido y se caracteriza por movimientos suaves que a menudo implica que el practicante salte o brinque durante el movimiento. La mayoría de escuelas no están interesadas con la aplicación practica de las técnicas, considerándolos ejercicios para desarrollar ulteriormente el ki.

En los últimos años, Tohei-sensei ha sido separado más y más del Aikido y se ha consagrado a si mismo casi exclusivamente al entrenamiento del Ki. La última noticia es que Ki no Kenkyukai ha empezado con la iniciativa de hacer Shin-shin Toitsu Aikido dentro de un deporte Competitivo Internacional

Los estilos "Deportivos"

Una de las otras grandes rupturas en la historia del Aikido ocurrió durante la vida de O-sensei cuando Kenji Tomiki propuso " racionalizar" el entrenamiento del Aikido usando Kata y Competición. Desde aquel tiempo ha habido poco en común entre las escuelas de Tomiki y las principales líneas de las escuelas de Aikido.

En los últimos años ha habido un número de divisiones de Tomiki-ryu que han abandonado la idea de competición.

Tomiki-ryu
Fundado por Kenji Tomiki y uno de los primeros discípulos de O-sensei y del fundador de Judo Jigoro Kano. Tomiki-sensei creía que la "racionalización" del entrenamiento del Aikido a lo largo de las líneas que Kano-sensei siguió para el Judo podría hacerla más fácil de enseñar, particularmente en las Universidades Japonesas. Además él creyó que introduciendo un elemento de competición podría servir para agudizar y enfocar la practica desde que esta no es más probada en combate real. Este último enfoque fue la causa de la división de O-sensei quien creía firmemente que no había lugar para la competición en el entrenamiento del Aikido. Tomiki-ryu se caracterizó por el uso del kata (formas pre-ordenadas) en la enseñanza y sostenimiento de competiciones, ambas a mano libre y con cuchillo de goma.


"Cuentos Chinos"


Si crees que los has entendido,…no has entendido nada.

El diamante y el guijarro.
Al regresar el maestro de Zen a la sala de estudio, encontró a uno de sus alumnos en profunda meditación. Al oír el ruido de los pasos del maestro, el alumno abrió los ojos, a lo que el maestro le preguntó ¿Qué es lo que haces? "Practico Zazen para alcanzar el satori" respondió el alumno. Diciendo esto cerró los ojos para continuar su meditación. Momentos después su meditación fue nuevamente interrumpida por el sonido áspero de dos objetos al tallarse, intrigado volvió a abrir los ojos para ver que ocasionaba ese ruido. Junto a él estaba sentado su maestro quien había tomado un pequeño guijarro el cual tallaba frenéticamente en el suelo, lo miraba detenidamente por unos segundos y regresaba a su labor de pulirlo. ¿Qué haces Maestro? Pregunto el alumno. "Estoy puliendo este guijarro para convertirlo en un diamante" le contestó.

La técnica secreta.
Cierto día, el discípulo más avanzado de un gran maestro de artes marciales se le acercó diciéndole "Maestro, por favor enséñame las técnicas secretas de tu arte", a lo que el maestro estuvo de acuerdo, pero le pidió que siguiera practicando un poco más antes de empezar a estudiar las técnicas secretas. Un año después el discípulo volvió a solicitar lo mismo, el maestro nuevamente respondió "Necesito que practiques un poco más". Y así continuaron, el discípulo pidiendo y el maestro contestando que practicara un poco más. Muchos años después, el maestro llamó a su discípulo y le pregunto "¿Ya estas listo para conocer las técnicas secretas?" Después de un segundo de meditación, el discípulo tan solo contestó "Muchas gracias Maestro". Sonriendo, el maestro lo vio regresar al salón de práctica.

La espada invencible.
Existió en Japón un maestro de espada del que se decía era invencible gracias a la espada mágica que poseía. Cierto día llamó a los 10 alumnos más avanzados de su escuela para comunicarles que heredaría en vida su espada invencible  aquel que con mayor maestría dominara su arte. Con el objetivo en mente de poseer la espada invencible, el pequeño grupo de alumnos se dedicó en cuerpo y alma a su entrenamiento. Muchos años después, el maestro llamó a solas al primero de sus discípulos que alcanzó la maestría para decirle "Cumpliendo mi promesa, como ya dominas a la perfección el arte, la espada mágica es tuya". El maestro tomó la espada de su cintura, y con una reverencia se la pasó a su discípulo. Después de tenerla unos segundos en sus manos, el discípulo dio las gracias y haciendo una profunda reverencia devolvió la espada a su maestro, regresando a su práctica. Uno a uno, los nueve discípulos restantes siguieron el mismo camino.

El cortador de piedra.
Se cuenta que Sócrates se encontró con un trabajador al que cuestionó: ¿qué haces buen hombre? "No ves que estoy picando una piedra para ganarme mi salario y así poder comer" le respondió el trabajador. Siguió su camino y más adelante se encontró a otro trabajador cuestionándolo de igual forma que al anterior, éste respondió "Estoy levantando una pared", continuó Sócrates su camino encontrando a un tercer trabajador, cuestionándolo igualmente, la respuesta que recibió fue "Estoy construyendo un hermoso palacio"


Ensayo.
Un cantante de baladas dramáticas estudiaba bajo la tutela de un maestro muy estricto, quien le insistía que ensayara día tras día, mes tras mes, el mismo pasaje de la misma canción, sin permitirle ir más adelante. Finalmente, agobiado por la frustración y la desesperanza de no poder avanzar, el joven abandonó el canto para tomar otra profesión. Una noche, al detenerse en una posada, se encontró con un concurso de canto. No teniendo nada que perder, entró en la competición y, por supuesto, cantó el único pasaje que conocía. Al finalizar, el patrocinador del concurso alabó profusamente su interpretación. A pesar de las objeciones avergonzadas del joven, el patrocinador se negaba a creer que hubiera oído la interpretación de un principiante. "Dime" preguntó el patrocinador "¿Quién te enseño a cantar así? Debe ser un gran maestro." El muchacho pronto se convirtió en un cantante de gran renombre.

La espada de Banzo.
Matajuro Yagyu fue el hijo de un famoso espadachín. Su padre, creyendo que las habilidades de su hijo eran mediocres para poder alcanzar la maestría de la espada, lo desheredó y lo echo de casa.
Matajuro se fue a la montaña Futara en busca del famoso espadachín Banzo para estudiar bajo su tutela y así poder recuperar su posición familiar. Pero Banzo confirmó el juicio de su padre. “¿Quieres aprender el arte de la espada bajo mi guía?” Preguntó Banzo. “Creo que no alcanzas los requisitos”
“Pero si trabajo duro, ¿Cuantos años me llevará convertirme en un maestro?” Persistió el joven. “El resto de tu vida” contesto Banzo.
“No puedo esperar tanto tiempo” explicó Matajuro. “Estoy dispuesto a pasar por lo que sea con tal de que me enseñes. Si me convierto en su más devoto sirviente, ¿Cuanto tiempo me llevará?”
“Oh, a lo mejor 10 años”
“Mi padre está haciéndose viejo y pronto tendré que cuidarlo” continuó Matajuro “Si trabajo más intensamente, entonces cuanto tiempo me llevaría.”
“Oh, a lo mejor 30 años” dijo Banzo.
“¿Cómo es esto? Pregunto Matajuro “Primero me dices que diez y ahora que treinta años, ¡Haré cualquier cosa con tal de acortar este tiempo!”
“Bueno” dijo Banzo “en ese caso tendrás que permanecer conmigo al menos 70 años. Un hombre con tanta prisa para obtener resultados como tú, rara vez aprende rápidamente.”
“Muy bien,” declaró el joven, comprendiendo finalmente que estaba siendo rechazado por impaciente, “Estoy de acuerdo.” Banzo le pidió que nunca hablara ni preguntara sobre el arte y que nunca tocara una espada.
Así, Matajuro cocino para su maestro, lavó sus ropas, hizo su cama, limpio su patio, cuido de su jardín, todo sin una palabra acerca de lo que más le interesaba en la vida.
Pasaron tres años y Matajuro aun seguía trabajando para su maestro con la mayor devoción, pero al pensar en su futuro se ponía triste ya que no había empezado aun a aprender el arte al cual había decidido dedicar su vida.
Pero cierto día, apareciendo Banzo detrás de él, le dio un golpe terrible con una espada de madera, desapareciendo tan rápido como había aparecido. Y al siguiente día, mientras Matajuro estaba cocinando arroz, Banzo saltó de nuevo sobre él inesperadamente.
Esta escena comenzó a repetirse día y noche, por lo que Matajuro tenía que defenderse continuamente de estos golpes inesperados. No pasaba ni un momento del día en que no tuviera que pensar en esquivar la espada de Banzo.
Aprendía tan rápidamente que su maestro sonreía al verlo. Con el tiempo, Matajuro se convirtió en el mejor espadachín de la tierra.

Las cuatro moscas.
Un samurai se encontraba comiendo tranquilamente su sopa en un pequeño mesón, ignorando cuatro moscas que se mantenían zumbando a su derredor. Cuando tres ronin entraron, vieron con envidia las dos magníficas espadas que el hombre tenía sujetas a la cintura, pues esas armas representaban una pequeña fortuna. Una mirada de inmensa satisfacción se reflejo en sus caras; el hombre parecía estar indefenso y solo contra tres.
Sentándose cerca de su mesa, los tres empezaron a burlarse de él a grandes voces con la esperanza de provocarlo en duelo. Como el hombre permanecía completamente indiferente a ellos, empezaron a ser más y más sarcásticos. Pero de repente, levantando lentamente los palillos con los que había estado comiendo su arroz, el samurai, sin esfuerzo aparente, cogió cada una de las cuatro moscas en cuatro rápidos y precisos movimientos, después de lo cual bajo delicadamente los palillos, todo esto sin apenas mirar a los tres rufianes. Un pesado silencio cayó en el pequeño cuarto, los tres ronin se miraron unos a otros, comprendiendo que ante ellos se encontraba un hombre de maestría formidable. Aterrorizados los tres huyeron.
Mucho tiempo después, supieron que ese hombre que tan astutamente los evitó se llamaba Miyamoto Musashi.....

El maestro y sus tres hijos.
Hubo una vez un gran maestro de kenjutsu reconocido a lo largo de todo el Japón, el cual, al ser visitado por otro gran maestro, quiso demostrar las enseñanzas que había dado a sus tres hijos.
El maestro le guiño a su visitante y puso una pesada vasija de metal en la esquina de una puerta deslizante, colocando ésta de tal forma, que cayera en la cabeza de la primera persona que entrara al cuarto cuando la puerta fuera abierta.
Mientras hablaban y tomaban el té, el maestro llamó al mayor de sus hijos quien vino inmediatamente. Antes de abrir la puerta, el hijo sintió la presencia de la vasija y su posición. Deslizó la puerta, metió su mano izquierda a través de la apertura, y continuó abriendo la puerta con su mano derecha. Entonces, sujetando la vasija en su caída, entró al cuarto, cerró la puerta detrás de él y colocó la vasija en su lugar; avanzó y saludó a los dos maestros. "Este es mi hijo mayor", dijo el anfitrión sonriendo, "él ha aprendido muy bien mis enseñanzas y algún día será indudablemente un gran maestro de kenjutsu".
El segundo hijo fue llamado, entró al cuarto sin dudar y solo agarró la vasija en el último momento cuando ésta casi golpeaba su cabeza. "Este es mi segundo hijo", dijo el maestro, "aún tiene mucho que aprender, pero está mejorando día a día”.
Llamó a su tercer hijo, el cual entrando al cuarto apresuradamente, fue golpeado en la cabeza por la vasija,. El golpe fue muy fuerte, pero antes de que la vasija golpeara el tatami, sacó su espada y, de un rápido movimiento cortó la pieza de metal en dos. "Este es Jiro, mi hijo más joven", dijo el anciano, "es el pequeño de la familia y aún tiene un largo camino por recorrer".

El maestro de té y el ronin.
Un maestro de chado (el Camino de la Ceremonia), Tajima Kozo, fue retado a duelo por un ronin sin escrúpulos, quien estaba seguro de poder ganar muy fácilmente. Como no pudo rehuir el reto sin perder su honor, el maestro se preparó a morir.
Para esto llamó a un maestro de kenjutsu y le pidió que le enseñara como morir con honor. "Tu intención es muy loable", dijo el experto "y tendré mucho gusto en ayudarte, pero antes, sírveme por favor una taza de té". Tajima, gustoso de tener la oportunidad de practicar sus habilidades, probablemente por última vez, estuvo totalmente absorto en la ceremonia de preparación del té, olvidando lo que le aguardaba. El experto, profundamente impresionado por el grado de serenidad de ese momento solemne, le dijo: "No hay necesidad de que te enseñe como morir, tu concentración es tan grande que puedes permitirte enfrentar a cualquier maestro de espada. Cuando te enfrentes al ronin, imagina que estás a punto de servir el té a un invitado. Salúdalo con cortesía. Quítate tu manto, dóblalo cuidadosamente y pon tu abanico encima de él, exactamente como lo has hecho. Toma tu katana y levántala por encima de tu cabeza, preparada para golpear cuando tu oponente ataque. Concéntrate solamente en esta acción".
Tajima se lo agradeció y fue al lugar de la cita para el duelo. Siguiendo el consejo del experto, estuvo totalmente absorto en sí mismo, pensando que estaba a punto de servir el té a un amigo. Cuando levanto su espada por encima de su cabeza, el ronin sintió que frente a él se encontraba un sujeto completamente diferente; no pudo ver la forma de rodearlo; Tajima le pareció tan sólido como una roca, sin miedos ni debilidades.
El ronin, desmoralizado por este comportamiento, tiró su katana y postrándose ante Tajima, humildemente pidió perdón por su inefable conducta.


Curiosidades

Shiro Saigo, famoso luchador del Kodokan que venció a varios Maestros de Jujitsu en la aurora del Judo, era Maestro en Daito-Ryu Aikijujutsu y el primeiro en la linea sucesoria del Gran Maestro Tanomo Saigo, su padre. Se nego a llevar la regencia del Daito-Ryu para dedicarse al Judo, siendo substituído por Sokaku Takeda en la dirección del Aikijujutsu. Posteriormente el Maestre Saigo abandono también el Judo para dedicarse apenas al Kyudo, el Arte Zen del Arco y la Flecha. Su golpe principal,Yama-Arashi ("Viento de la Montaña"), era considerado como invencíble cuando este lo utilizaba.

Los seis puntos blancos alineados que se ven en la cabeza rapada de los monjes Shaolin representan los seis votos que tienen que mantener. Esos puntos estan hechos con una brasa de un incenso e reforzados por lo menos dos veces al año.

Entre los centenares de artes marciales diferentes existentes en China, una llama la atención: se trata del PAN QUAN BI. Esta es un arte marcial que utiliza como arma...los pinceles usados para escribir!

El Gran Maestro Tong Hoi Chuen, considerado el fundador del estilo Pa Kua Chang, una vez acordó un duelo con el Maestro Chin Hsian Teah, del poderoso estilo Hsing I. Dicen los testigos de esa época que el combate duro tres dias, sin que hubiese un vencedor. Ambos poseían una habilidad semejante! Acabado el combate, se hicieron amigos e decidieron enseñar las dos artes juntas. Hasta hoy es tradición que el estudiante de Pa Kua Chang tambien aprenda Hsing I y viceversa.

Una de las características más interesantes de algunas variantes del Pentjak Silat de Indonésia es que no existen formas con armas. Todas las posiciones y movimientos de este arte marcial pueden hacerse con o sin armas, de la misma manera.

En Okinawa existen diversas armas pequeñas, usadas con las manos. Pueden ser pequeños cilindros con una o varias puntas que se proyectan en ángulo recto. El origen de estas armas es desconocido, pero hay mucha similitud entre ellos y varios modelos de Vajra, un arma de la India. Se dice que los monjes budistas las utilizaban como un instrumento religioso y como arma defensiva.
Los Yamabushi (literalmente, "Guerreros de Montaña”) fueron reputados artistas marciales y conocedores de las doctrinas místicas del budismo. Monjes errantes, se cree que dieron origen a los Ninjas.

El primer sistema de ejercicios físicos que imitaba a los animales desarrollado en China fue creado por un famoso médico llamado Hua To (siglo II). Se desarrollaron ejercicios que simulaban cinco cinco animales: osos, tigres, monos, ciervos y aves, llamado Wu Chin Hsi. Muchos creen que este fue el comienzo de los estilos de Kung Fu que utilizan animales como fuente de inspiración, en particular el estilo de los Cinco Animales.

El sexto patriarca del budismo Zen, Hui Neng, era un cocinero analfabeto del monasterio, cuando fue reconocido como patriarca por su profunda comprensión del Zen.

La impresión por tipos móviles de metal, cuya invención se atribuye a Gutenberg alrededor de 1450, ya se utilizaba en Corea entre los siglos XII y XIII, unos 300 años antes que los europeos.

Una criatura mitológica japonesa, los Tengu, fueron una referencia importante para muchos sistemas de combate. Mezcla de hombre y de aves, los Tengu suelen aparecer a los guerreros que están aislados en el bosque y les enseñan los secretos de las artes marciales. espadachines famosos, los Tengu contribuyeron desde los estilos de Kenjutsu del Yagyu hasta el Aikido de Morihei Ueshiba.

Choi Yong Sool, el fundador del Hapkido, aprendió arte marciales durante casi diez años con el maestro Sokaku Takeda de Daito-Ryu, que también era profesor de Morihei Ueshiba, fundador del aikido. De ahí la similitud entre algunas de las técnicas y principios de ambas artes.

Chojun Miyagi, fundador del Goju Ryu Karate fue el primer funcionario de Karate Master reconocido por el Dai Nippon Butokukai, el máximo órgano regulador de las artes marciales japonesas de la primera mitad de este siglo. En 1933, el Maestro Miyagi presentó el texto "Sketches of Karate", como representante de las artes marciales de Okinawa, siendo reconocido entonces como el arte marcial oficial en Japon.

Los tailandeses tienen un arte marcial especializada en armas llamada Krab Krabong. Este arte sirve como un complemento de MuayThai, arte que usa sólo las manos y los pies.

Una de las artes marciales más antiguas que hay es el Sebekkha, arte marcial de Egipto. Sobre la base de las criaturas sagradas como el cocodrilo y el halcón, Sebekkha tiene milenios de historia y era el modo de mantener la forma física de los sacerdotes egipcios.

De acuerdo con un Gurukkal, maestro de Kalaripayat Kalari, un arte marcial de la India, el Vajramushti, considerado por muchos como una de las raíces de las artes marciales, es en realidad parte del Kalari, funcionando como una división verumkai (manos vacías).

El actor estadounidense George Takei, que se hizo mundialmente famoso en Star Trek, es practicante de karate Shotokan. En la actualidad, George Takei es asesor de cultura japonesa en los Estados Unidos (US Japanese Comission) y practicante de esgrima.

En el mundo de los samurai, había una mujer que destacó. Hablamos de la Lady Masako, la esposa de Minamoto Yoritomo, el primer Shogun de Kamakura. Durante la vida de su esposo, ejercieron una gran influencia en el gobierno. Incluso después de la muerte de Minamoto, ella siguio siendo la que tomaba las decisiones. En la historia de Japón este es el único registro de una mujer con tal poder, que no fuese de linaje imperial.

Choki Motobu, un famoso luchador de karate de Okinawa que mató a un luchador ruso en un desafío, sólo conocía un kata.

La cabeza rapada de los monjes Shaolin favorece el espesor del cráneo y aumenta su resistencia, de ahi la facilidad en rompimientos con la cabeza y el desarrollo de técnicas como la famosa "Cabeza de Hierro."

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Ennio Morricone





Ennio Morricone (Roma, Italia, 10 de noviembre de 1928), es un compositor italiano de música de cine y bandas sonoras.

De pequeño fue compañero de colegio de Sergio Leone, con el que más tarde colaboró en casi todas sus películas hasta la muerte de éste. Tras el colegio, ingresó en el Conservatorio Santa Cecilia de Roma, donde estudió trompeta y composición. Su carrera cinematográfica empezó en los años 60; está aún activo, por lo que es uno de los compositores actuales más prolíficos, con unos 500 trabajos en su haber.








Ha sido muy criticado por unos y muy aclamado por otros, debido a su atípica música, pero ante todo ha sido valiente integrando instrumentos poco comunes entre las grandes orquestas. En el año 1964 tocó en el grupo de improvisación Nuova Consonanza fundado por Franco Evangelisti.
Tampoco ha pasado inadvertida su colaboración con grandes directores como Pier Paolo Pasolini, Bernardo Bertolucci, Gillo Pontecorvo, Brian de Palma, Dario Argento, Marco Bellocchio, Valerio Zurlini, Samuel Fuller, John Boorman, Mauro Bolognini, Giuseppe Tornatore o incluso Pedro Almodóvar en ¡Átame!.

Es uno de los más conocidos de los compositores cinematográficos, gracias sobre todo a la música de los "spaghetti western", pero también gracias a las bellas melodías de Días del cielo, Los intocables de Eliot Ness, La misión , Erase una vez en América o Cinema Paradiso.
También ha compuesto obras para series de televisión; entre las más conocidas están Moisés, Marco Polo, La Piovra o El secreto del Sahara.
Compuso la marcha de la Copa Mundial de FIFA Argentina 1978.
Ennio Morricone ha vendido 40 millones de álbumes.
También colaboro en 1970 con Chico Buarque en un disco llamado "Per un pugno di samba"




Las bandas sonoras de Morricone encabezan una interminable lista de obras archiconocidas como "Por un puñado de Dólares" de 1965 o "El bueno, el feo y el malo" de 1966 en pleno auge del spaghetti western, hasta su última obra en "Malditos Bastardos" de Tarantino.
Y para mi el mejor western de todos los tiempos: “Once upon a time in the west” que en España fue traducida por “Hasta que llego su hora”.
Como la lista podría hacerse muy larga para esta página os dejo un enlace con las b.s.o. de pelis en las que ha participado.

B.S.O.
Nota: Algunas están en italiano pero creo que se entiende perfectamente, si no siempre podéis utilizar “San Google”


También os dejo varios enlaces a YOUTUBE de mis obras favoritas de este genio de la música.












 

Solidaridad con Japón

Solidaridad con Japón
Todo nuestro apoyo y solidaridad con Japón con nuestros mejores deseos.