domingo, 26 de junio de 2011

El Budoka 2.0

Navegando por la red me topé el otro día con una revista sobre artes marciales que ha dejado de publicarse en papel y ha pasado a editarse directamente en la web. Es gratuita y me ha parecido muy interesante.

La dirección de enlace es: http://www.elbudoka.es/

Como ejemplo, voy a poner aquí un trozito de uno de los varios artículos que publica sobre Aikido, en concreto sacado del primer número:

La Espiritualidad del Iwama ryu Aikido



Como representante de Daniel Toutain Sensei en España en esta nueva etapa en la que ha creado la “Iwama ryu International Academy” para preservar intactas las enseñanzas que recibió de Morihiro Saito Sensei, es un honor para mí poder presentar
este interesantísimo artículo, gracias a esta prestigiosa revista, en el que Daniel Sensei profundiza en el aspecto ‘espiritual’ de nuestra práctica.

Conocí a Toutain Sensei en el año 2006, y desde entonces no pierdo la oportunidad de recibir sus enseñanzas ya sea en sus cursos especiales de uchideshi, intensivos de Taijutsu y/o Bukiwaza, y ahora invitándole a nuestra querida ‘Piel de Toro’ para que nos trasmita sus vastos conocimientos en el arte de O’Sensei Morihei Ueshiba.

Para finalizar, me gustaría destacar el “Curso Internacional de Verano” que imparte anualmente en Francia donde nos juntamos más de cien aikidokas venidos de muy diversos países, donde se crea una atmósfera muy especial de convivencia y camaradería reproduciendo el espíritu de Iwama.

Por Enrique Oliva

El Aikido Iwama ryu está cada vez más presente en Internet, con representación de diferentes grupos que fueron iniciados por alumnos directos de Morihiro Saito Sensei.

Iwama ryu es en realidad el nombre que utilizaba Saito Sensei, uno de los discípulos más cercanos del Fundador, para designar el Aikido auténtico de su Maestro. En efecto, es en Iwama donde Morihei Ueshiba afina lo que él ya dominaba en los más altos niveles hasta entonces y de donde nacerá el Aikido. En Iwama también hace su síntesis entre la práctica de las “técnicas a mano desnuda” y la práctica de armas, una forma muy personal y, por tanto, única. Aportó modificaciones significativas a algunas de las técnicas a mano desnuda con el fin de suprimir la oposición con la fuerza del contrario. Cuando yo era alumno interno (uchideshi) de Saito Sensei en Iwama, éste nos explicaba por ejemplo cómo la técnica “ryotedori shinonage” había sido modificada tres veces por el Fundador antes de alcanzar su forma definitiva que es la que se practica hoy en el Iwama ryu. Saito Sensei, como discípulo permanente y el asistente de entrenamiento de O’Sensei Ueshiba durante más de 23 años, puede ser considerado como el testigo histórico de este período de creación del Aikido. Estaba en primera línea para conocer el programa completo del trabajo de armas del Aikido desarrollada por el Fundador. En la mayoría de los vídeos donde aparece el Maestro Ueshiba, hace demostraciones con un Ken o un Jo. Tal era la importancia que el Maestro daba a esta práctica.

Sin embargo no enseñaba sus formas fuera de su Dojo personal en Iwama. O’Sensei Morihei Ueshiba se retira a Iwama a principios de los años cuarenta y permanece allí hasta el final de su vida. Hizo construir su Dojo y el Aiki Jinja, un templo dedicado al Aikido. Hombre profundamente religioso, estaba convencido que su alto nivel de dominio le era transmitido por los dioses. También se destacaba por una gran humildad y Saito Sensei nos contaba frecuentemente anécdotas de este aspecto de la personalidad de su Maestro.

O’Sensei soñaba desde hacía tiempo con un lugar retirado en el campo que le permitiese consagrarse totalmente a su búsqueda. Liberado de toda obligación pudo así dividir su tiempo entre una práctica rigurosa, el rezo, y los trabajos de la granja, porque apreciaba también el contacto directo con la naturaleza.

Hay que indicar que durante los años cuarenta el Hombu Dojo de Tokyo tuvo que restringir sus actividades por el control que ejercían las Fuerzas Aliadas de Ocupación sobre las artes marciales. La estancia del Fundador en Iwama permitió también al Aikido atravesar este período difícil. Lo que explica que la mayoría de los expertos de la generación de la posguerra hayan sido esencialmente alumnos de Kishomaru Ueshiba, hijo del Fundador, ya que residían en Tokyo. Saito Sensei, que vivía en Iwama con el Maestro Ueshiba, tuvo por ello la suerte de ser el único en recibir directamente las enseñanzas del Fundador. Por lo tanto, asistiéndole él tuvo acceso a este aprendizaje del programa particular de las armas en el Aikido que el gran Maestro no divulgaría fuera de Iwama, aunque sí hiciese demostraciones. En referencia a la relación entre la práctica de armas y la práctica a manos desnudas, punto clave de la escuela de O Sensei, Saito Sensei no dejó de repetirnos que debíamos pensar en “manos desnudas” (taijutsu) al practicar con armas y “armas” (bukiwaza) cuando practicásemos a manos desnudas. Así es imposible no hacer una técnica con el Ken o el Jo, al convertir estas armas en la prolongación del cuerpo. “Cuando alguien os vea practicar a manos desnudas, debe tener la ilusión que tenéis un sable constantemente entre las manos” nos decía frecuentemente.

Durante más de veintitrés años, Saito Sensei se impregna también del espíritu que estimula las técnicas. Hereda por lo tanto este conocimiento completo del arte tanto en el plano técnico como en el espiritual. Es por ello, con el propósito de preservar intacto el arte de su Maestro, en tanto que él...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...